martes, 23 de marzo de 2010

Una lectura invernal

Acabo de leer “Postales de invierno” de Ann Beattie, una autora de la que hasta hace bien poco no sabía nada, ni siquiera su nombre. Y es que resulta que este libro es un clásico de la literatura norteamericana que ha sido comparado con “El guardián entre el centeno” nada menos.



¿Y?, pues me ha gustado pero creo que no lo he leído en el momento justo para admirarlo sin reservas. Como dice Rodrigo Fresán en su magistral prólogo , es un libro generacional que retrata a la juventud de clase media americana a mediados de los 70. Una generación que aparece perdida, sin objetivos, desencantada de la realidad que le ha tocado vivir y sobreviviendo a la resaca después de la marea irresistible de los 60. Todos los personajes andan a la deriva excepto la hermana del protagonista que es sensiblemente más joven y sensiblemente más clásica en su forma de vida.
El tema principal es la búsqueda de uno mismo y de lo que se quiere ser cuando toca hacer elecciones vitales, es decir pasados los ventitantos, cosa complicada ya que les ha tocado vivir un mundo sin referentes, derruidos los tradicionales por el “efecto Woodstock”, pero también agotados ya los inspiradores de los “jodidos 60” en palabras de uno de los personajes. Esa búsqueda que Beattie simboliza en el amor obsesivo y no correspondido ¿o sí? que Charles siente por Laura, que aparece lejana y ambigua durante toda la novela, incluso en su estupendo final.
Quizás lo mejor del libro es el retrato de la amistad entre el protagonista Charles y su amigo del colegio Sam, que destila autenticidad en todas las situaciones y sirve de contrapunto con su calidez a la frialdad de la vida familiar de Charles y de casi todos los personajes.



Por otro lado, es un libro eminentemente musical con multitud de referencias: Joplin, Bob Dylan, The Rolling Stones etc. Y también me resulta entrañable la importancia de la música en la vida de los protagonistas, que esperan el nuevo disco de Dylan como si en sus canciones pudiera esconderse la clave oculta que les ayudará a salir de sus problemas cotidianos. Hasta tiene una lista en my space.
Como resumen final en mi cabeza se ha unido este libro con otro que trata esta época desde otra perspectiva y que también es genial: “La tormenta de hielo” de Rick Moody. Parece que hacía mucho frío en esos 70`s norteamericanos.

4 comentarios:

David dijo...

Curioso. Estaba leyendo tu reseña sobre un libro y una autora a la que tampoco conocía y me estaba acordando de "La tormenta de hielo" (la película, el libro no lo he leído). Un saludo.

Jeune Albert dijo...

Hola David, bienvenido
Yo ví la película (espectacular) antes de leer el libro y cuando lo leía estaba mentalmente en la película viendo a los actores aunque las descripciones del libro no coinciden en muchos casos.Vamos, que lo que quiero decir es que capta perfectamente el espíritu del libro. La diferencia con postales creo yo es que el libro de Beattie es más "inocente" sin grandes mensajes ya que es un libro de veinteañeros en los 70 escrito por una veinteañera que vivía esos 70mientras que la tormenta no deja de ser una recreación de un escritor de los 90 sobre esa época.

Percebe ártico dijo...

Jeune Albert, me has convencido...
esta misma tarde voy a por el!

eldrsaleabailar dijo...

y yo mañana