sábado, 18 de septiembre de 2010

Un disco, un viaje...un amigo. Cardinal,1994


Un ferry atraviesa el Mar Mediterráneo, son las 22:39 del 04/09/2010, en mis oídos suena con volumen bastante alto la primera canción del único disco de Cardinal “If You Believe in Christmas Trees”, precioso título….creo recordar que prometí escribir algo al respecto. …espera, ya empieza la segunda “Last poems”…el aire acondicionado esta demasiado fuerte, subo la cremallera de mi sudadera mientras escucho los últimos poemas de Richard Davies, ...el barco atraviesa la oscuridad de la noche…

Otra, la tercera “Big Mink”, la melodía sube con un elegante trote, encontrando remansos de paz, serenos arreglos orquestales con una voz que parece obsesionada por tranquilizarnos… para cuando ya entran los violines me encuentro totalmente desarmado…sabes, hoy empiezo mis vacaciones de verano y aun queda un minuto y cuarenta y seis segundos de canción…por un momento me siento tremendamente afortunado por tener un amigo que me recomendó este maravilloso disco.

OK la cuatro, “You’ve Lost Me There”…la voz con tono serio y sincero, me hace preguntarme como cantar sobre el fin, lo queramos o no, el estribillo ya suena desgarrador y cruel…. paremos los relojes amor, esto ha acabado, y ya no hay vuelta atrás….esta noche…aún quedan dos horas y media de travesía...

5. “Public Melody”, creo que un órgano mantiene mi atención. La melancolía y la nostalgia sigue presente en todas las notas…. “Dream Figure”. se acabo la mecedora, vuelve la batería. El barco se mueve, y mientras se cimbrea intento recordar donde han dicho que guardaban los salvavidas, lo consulto en el folleto de seguridad…me parece que me voy a levantar a por otra cerveza.

“Tough Guy Tactics”, mi favorita. Una línea de bajo clara y concisa, provoca que empiece a segregar alguna sustancia que me reconforta produciendo un indescriptible placer. “Angel Darling”, espontáneo y natural…único…el pop. 9. “Singing to the Sunshine” en la tele del barco están echando un bodrio de película sobre música….pero a la vez estoy escuchando esta maravillosa canción... listen to the sunshine in my eyes, que consigue reafirmarme de nuevo en nuestra manera de sentir.

La ultima canción es simplemente maravillosa “Silver Machines”, emocionante vuelta de guitarra, bajo, y batería, con una sinceridad dolorosa…la melodía y el pop de uno de los mas injustamente valorados álbumes de los noventa….”Everything in my life is coming true”

2 comentarios:

Fran G. dijo...

Un disco extraordinario y tristemente desconocido. Cuando siguieron sus caminos por separado a mí me interesó mucho más Eric Matthews. Sus dos primeros álbumes son una delicia, una vez más, sólo para degustadores de placeres ocultos.

Percebe ártico dijo...

Gracias por tu aportación Fran, coincido plenamente en tu apunte sobre el disco de Cardinal, y prometo escuchar atentamente los primeros discos de Matthews. Yo en cambio, le he seguido mas la pista al australiano Richard Davies, es altamente recomendable su primer álbum tras Cardinal “There Is Never Been A Crowd Like This”…otra joya desconocida.